Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


hg:characters:angela_velasco

Ángela Velasco

Nombre Garou
Rostro-Delicado
Lugar de nacimiento
Zaragoza, España
Fecha de nacimiento
14 de abril de 1987
Raza
Homínida
Auspicio
Ahroun
Tribu
Hijos de Gaia
Rango
Fostern
Posición
Representante del Estanque del Lirio Apacible
Estado
Viva
Afiliación
Manada del Martillo
Viento de Acero
Leitmotiv
Apoptygma Berzerk - Something i should know
Aspecto
Alina Văcariu

“Si vas atacando a todo el que te ofende, terminarás haciéndote mucho daño” - Ángela Velasco a Ajax Zunderblake después de que éste provocase un altercado en un restaurante.

Ángela es una joven un tanto vergonzosa y tímida. Como Ahroun es una gran promesa, pero su personalidad tranquila y afable le impide demostrar cuan poderosa es. Es conocida en el Viento de Acero por ser una guerrera justa y fiel a sus principios. Su nombre Garou fue concedido por la Galliard Iris Martínez, simbolizando la fragilidad que aparenta.

Apariencia física

Es una chica de aspecto delicado, piel tersa y rosada, pelo lacio y oscuro, y unos ojos redondos y rectos que destacan en su rostro. Debido a la educación recluida que ha recibido, suele escoger prendas de tela opaca, cubriendo la mayoría de su cuerpo. Prefiere los vestidos y las faldas largas, dejando de lado la joyería y los detalles sobrecargados.

Sus aspectos lupinos no difieren mucho del aura de tranquilidad que emana en su forma humana. Su pelaje es algo más claro, de tonalidades cafés, y la parte inferior, su vientre, pecho y parte baja del hocico, son de color crema.

Personalidad

Ángela habla sin levantar la voz a no ser que la situación lo requiera. Al principio, su timidez le obligaba a hablar casi tartamudeando, pero tras haber superado varias experiencias como Garou, puede pronunciar las palabras sin ningún problema. Cortés y muy educada, Ángela tarda bastante en coger confianza. En combate, prefiere las tácticas que incapacitan a su oponente, tomando el camino del asesinato de manera excepcional.

Historia

Fue criada en una familia adoptiva de Parentelas en la capital de la provincia de Aragón, Zaragoza. A pesar de que desde muy pequeña descubrió que su padre era un héroe del clan soriano del Estanque del Lirio Apacible, Ángela admiraba a sus padres adoptivos y apreciaba su compañía. Cuando cumplió los dieciséis años fue visitada por un amigo de la familia, que era en realidad un Danzante de la Espiral Negra y quería secuestrar a Ángela para llevarla a su Colmena en Barcelona. Su padre adoptivo actuó con rapidez, incapacitando temporalmente al villano, y permitiendo que Ángela escapase. Mientras corría a toda velocidad por las calles de Zaragoza, Ángela sabía qué es lo que había sucedido en el piso, y las visiones de su familia destripada, desmembrada y profanada por criaturas que escapaban a su comprensión, provocaron su Primer Cambio.

Al día siguiente, Ángela se despertó dentro de un contenedor de basura en un callejón muy cerca de su casa. Estaba desnuda y llena de sangre, y en su cabeza nada más que existía confusión. Antes de que pudiese reaccionar, dos criaturas híbridas entre hienas y osos echaron abajo los contenedores cercanos, y Ángela tuvo que huir de nuevo. Su tío Eduardo fue quien le salvó definitivamente de los secuaces del Wyrm, llevándola al túmulo del Estanque del Lirio Apacible. Allí estuvo protegida por los Garou sorianos, mientras era adiestrada en el saber Garou y las funciones de su especie para con Gaia. Sin embargo, el Viento de Acero hizo una llamada de auxilio, pidiendo a los clanes Garou españoles que se uniesen bajo un único mando, con el fin de enfrentarse a la amenaza que se había formado en Estados Unidos. El clan de Ángela fue uno de los pocos que contestó ante la llamada, y envió a Ángela para que se uniese al clan de Bilbao.

4ª Temporada

Acceder a las instalaciones Demóstenes causó una gran impresión en Ángela, que había vivido hasta ahora en el tranquilo túmulo montañoso del Estanque del Lirio Apacible. Los primeros días estuvo bastante nerviosa, y su situación empeoró cuando derramó su bandeja de comida encima de Ajax Zunderblake. Pero el musculoso ucraniano quedó prendado por la candidez de Ángela, y entre los dos crearon una amistad que, de no haber sido Garou, podría haber llegado a más.

Durante la Catástrofe de Bilbao, Ángela estuvo en todo momento bajo la protección de Veronica Rogers, ayudando en lo que podía a los afectados por la batalla entre el Viento de Acero y la Justicia Metálica; al finalizar la confrontación, Ángela fue trasladada junto con el resto de su clan al desierto de México gracias al sacrificio de Kael.

5ª Temporada

Una vez que el Viento de Acero preparó su centro de operaciones en la base militar de Sonora, Ángela se unió a la Manada del Martillo, formada por el Philodox de la Camada de Fenris Albert Ulrich y su admirador, Ajax Zunderblake. Para poder enfrentarse a la amenaza de las Estigmas el Viento de Acero necesitaba contactar con la criatura Acedia, y la información que su hermana Invitia había ofrecido situaban a Acedia en dos localizaciones del globo: el Golfo de México o el Mar Adriático. A la manada del Martillo se le asignó la tarea de viajar hasta Italia, y buscar a la Estigma allí.

Ángela viajó hacia Venecia junto con sus compañeros de manada, y colaboró en la preparación de un campamento de operaciones en una cabaña a las afueras de la ciudad. Ulrich, como líder de la manada, comenzó a recolectar información sobre el estado del mar, a interrogar a pescadores y habitantes de la zona por si habían vislumbrado a la criatura o a su misteriosa serpiente, y a reunir el equipo necesario para examinar el enorme Adriático. La joven zaragozana, engatusada por Ajax, fue partícipe de una situación surrealista: Ajax se enfrentó a unos |hombres de aspecto siniestro en las calles de la ciudad, asaltó el restaurante de estos, y causó un sonoro escándalo por todo el barrio.

Como reprimenda por su estupidez, Ajax fue castigado severamente por Ulrich, y el Philodox y Ángela continuaron con la investigación. Sin embargo, una noche su cabaña fue asaltada por un grupo de Danzantes de la Espiral Negra, liderados por la desagradable viuda negra Yassea. La Ahroun fue capturada sin que pudiese presentar resistencia, y encerrada en una caverna cercana junto al líder de su manada; a Ajax le esperó un destino mucho peor: fue despojado de su lobo, su fuente de poder Garou, y tirado a la prisión de Trento para que cumpliese un encargo suicida.

Las siguientes semanas fueron una tortura para Ángela. Humillada y vejada por los esbirros humanos de Yassea, tuvo que soportar acosos sexuales y palizas sin descanso. La utilizaban para chantajear a Ajax recordándole la misión que tenía en la cárcel de Trento. Ángela lamentaba su destino y deseaba que le diesen una muerte rápida y honorable. Cuando tuvo la oportunidad de escapar, asesinó brutalmente a sus captores. A los que la penetraron sin permiso les desgarró sus genitales y los asfixió con las vísceras, mientras arrancaba sus extremidades en forma Crinos. A pesar de todo, la libertad de Ángela duró muy poco, y el precio que tuvo que pagar fue la vida de su mentor y líder. Decapitaron al fornido alemán enfrente de ella, mientras se ahogaba con sus gritos y sollozos.

Yassea no esperaba más a que Ajax cumpliese con el objetivo dentro de la prisión de Trento, y llevó a Ángela a la sala de visitas. Amenazó al ucraniano con matar a Ángela allí mismo, y le cortó la mano izquierda en reprimenda por la rebelión de la chiquilla. El sufrimiento de la joven no duró mucho más, pues Ajax cumplió con su palabra y la dejaron abandonada en un callejón maloliente y recién violada por varios hombres pestilentes y purulentos. Estuvo planteándose el suicido, desvalida ante la situación en la que se encontraba y sin ningún aliado en el que apoyarse, pero encontró la esperanza de nuevo. Un hombre que vivía cerca encontró a la joven echa unos zorros, completamente perdida. A pesar de la evidente situación en la que se encontraba, este hombre le ofreció ayuda. Ángela estuvo mirando la mano del hombre durante varios minutos, en blanco, pero acabó aceptando su ayuda.

Enrico Ribetti era un médico privado que trabajaba en una clínica cercana. Gracias a sus conocimientos y sus contactos, Enrico ofreció a Ángela las medicinas necesarias para que las consecuencias de su secuestro no fuesen más que un mal recuerdo, y trató a la Ahroun como si fuese de porcelana. Ángela estaba confusa, pues lo único que había recibido en las últimas semanas era violencia y maltrato. Una vez estuvo repuesta, se dirigió a la prisión para ver si podía rescatar a Ajax. Allí, se encontró con el Mokolé Egbert Baldwin, que había sido enviado por Rufus Sentinel a rescatar a los supervivientes de la manada del Martillo. Egbert preparó los papeles de libertad de Ajax y consoló a Ángela por la pérdida. Mientras el Mokolé se encargaba de sacar a Ajax de la prisión, Ángela regresó a la clínica de Enrico, para agradecerle su ayuda desinteresada. El doctor fue todo un caballero y aceptó los agradecimientos de la joven Ahroun, e incluso se intercambiaron los móviles para seguir en contacto.

Al regresar a la base militar de México, Ángela ocultó sus experiencia bajo los fomori de Perfidia en secreto. Sin embargo, la insistencia de Ellis Erstin en hablar de “cosas de chicas” provocó el frenesí de la Ahroun; tras el conflicto fue atendida emocionalmente por Veronica, y confesó sus vivencias en Trento. La Galliard consoló a Ángela, ofreciéndole todo el apoyo de una amiga. Gracias a los mensajes de Enrico, el apoyo de sus compañeras Garou, y el ánimo incondicional que le ofrecía Ajax, Ángela pudo superar el trauma y mostrarse decidida para la siguiente misión.

Tras recibir la siguiente asignación por Rufus, los miembros de la manada del Martillo, liderados ahora por Egbert, tenían que viajar de nuevo a Italia a recuperar la información recolectada por Ulrich que se encontraba en poder de Yassea y sus esbirros. La presencia de esos documentos podría poner a la Justicia Metálica al tanto de las operaciones del Viento de Acero, y era de especial importancia recuperarlos. Durante el viaje, Ángela estuvo abrumada por la atención de Ajax, pero pudo ignorarlo al releer los mensajes de Enrico; esperaba poder reunirse de nuevo con él al finalizar la misión. El helicóptero desplegó a Ángela y a sus aliados en los bosques cercanos a la caverna de Yassea, y los Garou pasaron a forma lupus, preparándose para asaltar la guarida de Yassea y los Danzantes.

El enfrentamiento contra los esbirros del Wyrm fue todo un éxito. Ángela y Ajax destruyeron a los fomori que reptaban dentro de las cavernas, pero cuando plantaron cara a la endiablada líder de aquel aquelarre corrupto, la situación se torció en contra de los Ahroun. Yassea presentó una resistencia formidable, derribando a Ángela de un doloroso garrazo envenenado, y casi acabando con Ajax. La pelea fue interrumpida por la súbita aparición de Sophie Kult; la infame Theurge de la Justicia Metálica había seguido los pasos de la manada del Martillo para capturar a Egbert Baldwin. Sophie agradeció a Yassea su colaboración, y fulminó a la Danzante con un arma láser, y dejó a la merced de sus esbirros el destino de Ángela y Ajax. Los Cliath seguidores de Sophie prepararon cargas explosivas por toda la caverna y se marcharon con la esperanza de que las explosiones y el derrumbamiento de la misma acabasen de una vez por todas con los Ahroun y con el legado de la Perfidia. Pero Ajax se negó a rendirse y logró escabullirse de la caverna con Ángela en brazos.

Ajax buscó refugio en las ruinas de una iglesia cercana, pero la sombra de la Justicia Metálica aún no había abandonado aquella zona. Un biofomori, una criatura repugnante denominada Flamber y de nombre Vijf, emboscó a la pareja. Aún sin haberse recuperado por completo de las secuelas de la batalla con Yassea, los dos Ahroun plantaron cara a la monstruosidad armada que se presentó ante ellos. Vijf estaba equipado con un arma de hierro líquido, capaz de convertirse en un torrente de metal hirviendo, y que podía ser controlada por la mente del Flambert. A pesar de que este arma era una ventaja clara para el fomor, Ángela pudo aprovecharse de la situación de una manera temeraria, y creó una distracción en la que Vijf podía atravesarla fácilmente con su arma en forma líquida, pero en el último instante se colocó detrás de la criatura. El torrente de metal hirviendo atravesó el pecho de la Ahroun y del Flambert, hiriendo mortalmente a éste último y dejando a Ángela fuera de combate. Sin que pudiese hacer nada, Ajax también se desmayó.

Cuando Ángela despertó, se vio sanada por completo de las heridas infligidas por Vijf. Se encontraba en un lugar extraño, una enorme habitación fabricada con mármol blanco; la estancia estaba decorada con telas de seda transparente, y se encontraba recostada en una cama mullida con seda y plumas. En un principio pensaba que había muerto o que estaba sufriendo severas alucinaciones por el dolor, pero Ajax no tardó en aparecer para explicarle que se encontraban en los dominios de la Estigma Superbia. Esta criatura les había rescatado de una muerte segura, y les había pedido que viajasen hasta las Ruinas de Siberia para atacar un campamento científico de la Justicia Metálica. Ángela se negó en un principio, pero cedió tras escuchar los motivos de Superbia: Sophie Kult estaba sintetizando los fomori conocidos como Les Flamberts gracias a los textos que estaban excavando en aquellas ruinas. Creyendo que el objetivo era hacer más bien que mal, la Ahroun aceptó colaborar con su compañero en tal sospechosa tarea.

Para cumplir el objetivo que les había propuesto Superbia, los dos Ahroun viajaron a través de un Puente lunar hacia los alrededores de las Ruinas de Siberia. Ajax trazó un plan simple: se infiltraría entre los operarios del lugar, ataviados con gruesos atuendos para soportar el frío siberiano e iría asesinando a los científicos silenciosamente. Ángela permanecería a unos metros de él, en caso de que necesitase ayuda para incapacitar a los guardias. Cuando Ajax tomó el camino hacia las ruinas subterráneas, la joven Ahroun se escondió en el tráiler de un camión de suministros, y aguardó a recibir nuevas órdenes por parte de su compañero. Ángela estuvo oculta durante treinta minutos, hasta que una explosión súbita alarmó a todo el campamento. Del acceso a las ruinas emergió una mujer de cabellos rojos y capacidades sobrenaturales, y emitiendo ondas de energía desde sus manos destruyó gran parte de la zona, dando muerte a la mayoría de los habitantes del lugar. Ángela vio a Ajax ser catapultado por las ondas energéticas de esa mujer, y pudo resguardarlo a tiempo. El Ahroun se encontraba inconsciente y había sufrido heridas bastante graves, y la joven había sido atravesada en uno de sus costados por una barra de hierro, procedente de alguna de las explosiones; Ángela pudo encontrar un refugio alejado de la trifulca, y esperó tres días a que la terrorífica mujer se marchase de las ruinas humeantes que había dejado a su paso.

Al amanecer del cuarto día, Ajax despertó sin recordar casi nada de lo que había sucedido. Se encontraba en mejor estado que Ángela, ya que la Ahroun había mantenido un perfil bajo y no había cambiado de forma en ningún momento para no llamar la atención de agresores indeseados. Tras aliviar las heridas de Ángela, Ajax se atrevió a explorar los restos de la matanza que la mujer de las ruinas había provocado. Al rato regresó con un superviviente herido y con suministros médicos, latas de alimento y combustible. El hombre sólo hablaba inglés, y suplicaba socorro a la pareja de Garous. La imprudencia de Ajax no tardó en revelar al científico que no pertenecían a la Justicia Metálica, y el Ahroun amenazó con matarle. Ángela actuó en favor del hombre, y consiguió que les revelase que a varios kilómetros al sur se encontraba el pueblo de Purkiyov. Los tres supervivientes viajaron hasta allí con uno de los camiones que habían aguantado la destrucción; Ajax pudo contactar con Rufus Sentinel, y en tres días los dos Garou se encontraban de nuevo en la base de operaciones de Brasil.

9ª Temporada

Durante la transición del Viento de Acero al nuevo túmulo en Londres, Ángela se recuperó de las heridas físicas y psicológicas que había sufrido en sus primeras misiones. Tras haber conseguido la confianza suficiente como para demostrar ser una Garou en la que se pudiese confiar, retomó el contacto con el clan que la había acogido, los sorianos del Estanque del Lirio Apacible. Este logro, que ha propiciado la alianza europea que el Viento de Acero intenta lograr, le ha otorgado el merecido título de Fostern.

Ángela ha llorado la muerte de Veronica a manos de la confabuladora Sophie Kult, y se niega a creer la versión de los hechos que la manada encargada de capturar a la pérfida Theurge ha contado.

Capacidades y poderes

Bendecida con el vigor y la potencia de la Luna llena, Ángela posee una rabia tremenda que oculta tras su frágil apariencia. Esta furia interior le provoca arrebatos súbitos de temeraria fuerza física, siendo capaz de atravesar planchas de titanio reforzado con facilidad y destrozar los huesos de un biofomor acorazado tras unos cuantos golpes.

  • Compasión: Ángela conoce un Don oriundo de los Hijos de Gaia que le permite noquear a sus oponentes sin causarles más daño que un hueso roto o un doloroso moratón.
  • Resistencia al dolor: Los dos primeros enfrentamientos de Ángela contra el Wyrm fueron lo suficientemente duros como para acabar con ella varias veces. Soportar enormes cantidades de dolor físico le ha llevado a desarrollar una protección psicológicamente sobrehumana contra las secuelas del daño.
hg/characters/angela_velasco.txt · Última modificación: 24/01/2017 06:05 por maurick